Cuando adquirimos una gafa de sol en una óptica, muchas veces nos encontramos con que lleva una etiqueta/distintivo o va acompañado de un folleto en el que se especifica un número del 0 al 4: es lo que llamamos la clase o categoría de filtro.

Los ópticos, siguiendo la norma ISO 8980-3, clasificamos los filtros solares según su intensidad. Esto es, independientemente de cuál sea su color (verde, gris, marrón, etc.) nuestra clasificación se basa en el hecho de que sean más o menos oscuros: o sea, en la transmisión de la luz visible. Siendo 0 el más claro y 4 el más oscuro.

Cuál es el uso indicado para cada categoría de filtro solar

Asignar a las lentes de sol un número entre 0 y 4 nos permite tipificarlas y nos ayuda a buscar alternativas, compararlas con otras, sugerir usos e indicar limitaciones, todo ello sin tener en cuenta si son de un color u otro.

Tabla de categoría de filtro solar e indicaciones de uso

Indicaciones de uso en función de la categoría de filtro solar

 

Las lentes fotocromáticas, son un caso especial ya que se oscurecen cuando se les expone al sol y se aclaran en interiores. Son de intensidad variable y, por lo tanto les corresponde dos números: uno de ellos para su estado claro y el otro para su estado activado (oscuro). Es habitual que estas lentes sean clase 0-3 o incluso clase 2-4.

¿Una gafa de sol de categoría de filtro superior protege más?

Pongamos un ejemplo práctico: ¿una gafa de categoría 4 protege más que una de categoría 3?

La respuesta es NO. Pero un “NO” con matices: como filtro, las lentes de categoría superior son simplemente más oscuras, pero protegen lo mismo. Ahora (y aquí viene el matiz), debido a que las lentes de categoría superior están pensadas para condiciones más extremas (especialmente las de categoría 4), es posible que el material de las lentes y la montura sea de mejor calidad o que tengan una mayor curvatura para proteger de la luz de los costados, etc… todo esto también redunda en una protección mayor, pero esta protección no se debe a la lente.

  • Por ejemplo: ¿Porqué recomendamos filtros de categoría 4 a un alpinista o alguien que va al desierto?
    • Porque son más oscuras, las adecuadas para condiciones de gran luminosidad.
    • Porque estas gafas se han diseñado teniendo en cuenta estas condiciones y debido a su forma/tamaño, se encargan de bloquear más luz, especialmente de los costados.
    • Por último, debido a que las circunstancias extremas de luz suelen ir acompañadas de temperaturas extremas es importante que los materiales de toda la gafa estén preparados para soportarlas.

En definitiva: una gafa de categoría superior es más oscura, pero no protege más contra la radiación UV que otra de categoría inferior (más clara).

Se trata simplemente de utilizar la categoría de filtro adecuada para unas condiciones de luz determinadas: lentes más claras cuando esté nublado, lentes más oscuras cuando salga el sol y lentes muy oscuras para circunstancias de luminosidad extrema.

La ventaja de una gafa con lentes de categoría 4 (muy oscuras) estriba en que probablemente esté diseñada para soportar condiciones extremas mejor que cualquier otra. Pero atención: también tienen sus limitaciones (ver cuadro).

¿Qué debes exigir a tus gafas de sol?

Ya hemos visto que un color más oscuro no significa una mayor protección solar: a los rayos UV no les afecta que las lentes sean más o menos oscuras. Sí les afectan, en cambio, otras características de las lentes. Esto es lo que deben cumplir:

Todas las lentes solares ópticas, sin excepción, deben cumplir una serie de normas:

  • Transmisión de la luz: entre 3 y 100%
  • Filtrado UV: mínimo 99%
  • Además de éstas, deben cumplir una serie de normas comunes a todas las lentes ópticas como: rendimiento óptico irreprochable, compatibilidad fisiológica, ausencia de inflamabilidad, resistencia mecánica y marcado CE.
  • Deben ir acompañadas de un folleto del fabricante que indique la categoría de filtro solar, su uso recomendado, cómo cuidarlas, etc…

Restricciones para la conducción:

No todas las gafas de sol son adecuadas para conducir.

En concreto, para la conducción durante el día, las lentes deben tener un mínimo de transmisión del 8%, o sea: ser de categoría 0-3. Además, algunas lentes coloreadas pueden tener restricciones ya que no permiten reconocer correctamente las señales, incluso siendo de categoría 0-3.

Conducción nocturna: sólo las lentes con una transmisión mínima del 75%  (todas las de clase 0 y algunas de clase 1) pueden ser utilizadas para conducir de noche.

Nuestra labor, como ópticos-optometristas consiste en aconsejar y adaptar a cada cliente los filtros solares más adecuados en función de su uso previsto, actividad, gustos y expectativas. No dudes en preguntarnos.

 

Iñaki Linazasoro

Optometrista
DOO, MSc. Optom & Vision Science, Col. 9266
Google

Suscríbete a nuestro Boletín de noticias

Mantente al día de lo que ocurre en el mundo de la visión y la óptica con un resumen mensual de productos, comparativas, trucos, promociones e información relevante que te ayudará a mantener tus ojos sanos.

Te has suscrito correctamente! Mira en tu correo :)

Pinealo en Pinterest

Veces compartido
Compártelo

¡Compártelo! / Parteka ezazu!

Comparte esta página con tus amigos / Parteka ezazu orri hau zure lagunekin